Lo que te he querido decir.

¿Y qué si no me valoras? ¿Y más cuando me decías que si lo hacías? Cuando se supone que me entendías y estabas ahí para mí? Ahora me reclamas que te trato de una manera diferente, que ya te soy indiferente. Que no te dejo de echar en cara lo que me molesta de ti.

Si eres tan sensible, entonces dime ¿cómo es eso que no te has dado cuenta de lo que esconden mis ojos?

Te he contado y he tratado de hacerte entender porque soy quién soy… Sí tú mismo lo dijiste, te trataba tan perfecto hace meses y todo cambió cuando volviste. Pero tú también cambiaste. Yo, me canse de buscarte y procurarte, y empecé a darme mi espacio porque no era fácil tampoco esconder mis sentimientos contigo, y más si sabes cuán trasparente soy.

Y aún así creo que pude disimular la manera en que te veía. Y cuando estuvimos hablando, esa vez que me deje ir contigo,  otra vez como hace tanto tiempo no lo hacía, que te deje ver mi yo pequeño, mi debilidad. Tú sabías que siempre la he resguardado porque ya me han hecho mucho daño. Te conté como él me hizo mierda. Como me cambió tanto la vida. Te dije que decidí cambiar mi vida y ese mismo día te conocí. Dijiste que tu sentiste que iba a cambiar tú vida, y no te diste cuenta de que tú ya habías cambiado la mía.

Porque sí.. Yo pensé que tú eras mi regalo de Navidad adelantado. Te conocí sin esperarlo, también sin esperarlo te aprendí a querer… Te valoro tanto, y eso es lo que más me duele, que tú como él dices que no te valoro, que te hago menos, cuando lo que más hago es procurarte.

Te dije mil y una veces que eres un gran hombre, que no había conocido a nadie tan bueno como tú. Yo lo dije de corazón. Aquella vez que dijiste que me querías pensé que era verdad. Pero ahora tristemente como siempre, después del arco iris vuelve a caer la lluvia.

Me doy cuenta que probablemente eres como todos. Qué sigo siendo demasiado buena. Y me molesto otra vez conmigo misma por permitirme que me hagan tanto daño. Y la culpa no es tuya, sino mía. Por dejar que esa niña buena que se que soy y qué enterré hace tanto tiempo vuelva a salir a la luz. Esa niña de la que tanto se quejan… Pero es que si soy demasiado buena me hacen nada, me disuelven, como él.

Tú lo sabías y aún así aunque no te das cuenta haz hecho lo mismo que él. No quería que supieras los sentimientos que tengo o tuve (no se)… Por ti… Creo que eres el hombre que más he valorado, teniendo  los pies en la tierra… Dices conocerme pero tus acciones no  dicen lo mismo.. Entiende, no has conocido a una mujer como yo… Te quejas de que no te dejo hablar… Pero es que a mí nadie nunca me ha escuchado. Nadie me ha entendido.

¿Sabes lo difícil que es cargar eso con una sonrisa en la boca todos los días y unas ganas tremendas de vivir y no dejar que eso me impida lograr lo que siempre he anhelado? Y sabes que lo estoy cumpliendo. Eso, eso es lo que me duele. Me duele escucharte hablar de ella como lo haces, porque quisiera ser ella. Porque tengo ganas de darte el mundo, tengo ganas de dártelo todo. Aunque me hayan roto y me ha costado intentar poner las piezas en su lugar. Y aún así te apoyo porque quiero que seas feliz. Y si eso significa que no seamos amigos. Bien, yo ya no puedo. Explote. El escucharte decir lo que dijiste me rompió otra vez. Me ha traído los recuerdos amargos de lo que fue él. Él, su recuerdo todavía me acosa después de cada hombre que conozco. Que me hace dudar de mí como mujer. Porque me da miedo que me vuelvan a hacer polvo como el. No quiero eso más.

Si me he alejado fue porque es difícil. Y es cansado saber que siempre la que hace las cosas soy yo. Solo quiero que sepas cómo me siento. Y sé que haz de pensar que soy una loca intensa cuando y si es que lees esto. Porque son pocos los  meses desde que te conocí. Pero quiero que sepas que yo te entiendo más de lo que te imaginas, porque yo me veo en tí, yo era así antes de que él y otros llegaran a hacer que tuviera que ponerme la armadura para sobrevivir. No es tu culpa. Y entiendo que tal vez decidas no volverme a ver. Pero esta bien, un año fue que terminó lo que fue mi primer amor. Y tal vez eso influyó… para entender lo que pasa ahora. Y yo creo en el destino. Sé que Dios te mando a mí por algo.. He crecido como persona y te lo agradezco porque por un momento sentí que de verdad me entendías.

Pero pues ya no sé qué creer. Yo solo quiero que no te hagan el mismo daño que me hicieron a mi, y aunque te dije no entendiste. Te quiero muchísimo y sabes que te deseo lo mejor del mundo. Espero que ahora puedas entender el dolor que tengo dentro. Y sepas, que estas lagrimas que estoy derramando sí son porque me importas y porque yo ya viví esto. Ya me han invalidado. Pero yo no imagine que tú fueras a hacer lo mismo, no como te trate. No como te mire en esa madrugada. No puedes imaginar las ganas que me provocabas besarte dulcemente,  decirte cómo me encantas y como quiero o quería ..no se..  darte todo.. Protegerte porque sé que no tienes que ser como los demás… que cuando les rompen el corazón se hacen unos cabrones. Tienes alma de niño y nunca me gusto la idea de que se perdiera. Tan solo esto es lo que te quería decir.

Elie Banks

Advertisements

Posted In

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s