Mentalmente me encantas: Crónicas de mi vida como sapiosexual.

 

Creo que el 80% de nosotros (sí, millenials) hemos visto al menos uno de los videos de cultura colectiva mientras scrolleamos en Facebook cuando tal vez deberíamos estar haciendo algo más importante. Lo interesante es cuando te topas un video que ya habías visto antes pero que ahora causa mayor conmoción dentro de tu cabeza.

Tal vez escuche el término “sapiosexual” hace un par de años en algún artículo de Cosmo o algo parecido (suelen intrigarme este tipo de temas) pero bueno creo que no había reflexionado realmente mi pertenencia a éste circulo de gente hasta que paso frente a mis ojos la semana pasada.

Un sapiosexual es una persona que siente atracción por una persona con un coeficiente intelectual alto. Olvidemos técnicamente lo que coeficiente implica, estamos hablando meramente de lo que esto implica. En mi caso personal, pocas personas han sabido hacerme dudar o cuestionarme a profundidad, y es ahí donde me descubrí adicta al conocimiento. Adicta a todo lo nuevo, al conocimiento sin límites, a mentes que te presenten ideas que tal vez jamás te hubieses permitido imaginar. Yo creo que más que los zapatos, esta es mi mayor adición.

Empezando cierta etapa en la vida donde mi home e insta stories esta lleno de anillos y bebés (I knooow!!!) había llegado a dudar como por “suerte” a muchas personas a mi alrededor los flecha cupido con extrema gracia y ciertas de mis amigas incluyéndome pareciéramos estar en la eterna etapa de soltería. Los sapiosexuales tienden a ser más racionales en el amor por lo que a) no caen tan fácilmente en el y b) pasan por un proceso extremadamente cuidadoso antes de elegir a una pareja. Entonces he aquí que no soy una excepción, sino simplemente la regla, como en He’s just not that into you.

El problema de una persona como yo es que a pesar de que alguien can be easy on the eyes, if he’s got hot air inside, it won’t get you going. Okay, let’s be honest. Es aquí donde mis amigas se reirán y estarán de acuerdo de que por alguna extraña razón muchas veces termino embobada de hombres que (no quisiera llamarles así, pero…) son feos. Hahaha, lo se… la cuestión es que han sido hombres sumamente interesantes, ese es el problema. De una cara bonita te olvidas en unos minutos, pero de una mente, de esa jamás te libras. Muchas veces parece broma como con personas que acabas de conocer existe esa química intelectual que te hace filosofar toda la madrugada y que hace que cualquier rostro parezca hermoso. No bueno, y sí el hombre es guapo, olvídate. Pero yo creo que ante la superficialidad que muchas personas suelen adjuntar a nuestra personalidad como millenials, al estar inmersos en una espiral de aspiraciones totalmente distintas a la de nuestros padres, podemos correr el riesgo de apostarle a la mente y sí, porque al final de la historia, el cuerpo, la cara, el dinero, todo se esfuma, pero la platica, esa nos va a acompañar hasta el día en que se cierre el telón. Por eso mi invitación es que le apuestes a conocer a personas que te parezcan interesantes, que no te cierres y que recuerdes siempre que cada persona que conozcas te va a dejar algo nuevo, que sí, vale más el contenido que el envoltorio y que si te enamoras de la mente de alguien ten en cuenta de que te enamorarás para siempre, pues las palabras nunca mueren.

 

La irreverente, extravagante e incallable.

Elie Banks

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s